como-cuidar-mi-piel-si-tengo-menopausia

La menopausia y la piel

La menopausia es un proceso natural en la evolución de las mujeres. El cambio biológico más acusado es el cese de actividad de los ovarios de manera progresiva y con ello la capacidad de reproducir, la disminución progresiva de los niveles de hormonas (estrógenos y progesterona) y ciclos de menstruación más cortos, irregulares y espaciados, hasta la total desaparición.

La menopausia no aparece de un día para otro, sino que es progresiva y va dando señales en todo el proceso. Por normal general aparece entre los 45 y los 54 años pero puede haber casos en mujeres que se les adelante y a otras que se les atrase.

La alteración de la función de las hormonas en cualquier persona provoca cambios. De ahí la importancia de entender los cambios que provocan la bajada de nivel de estrógenos y progesterona en las mujeres. Los cambios en el cuerpo, en la piel, en el humor y emocionales son evidentes. Que una mujer (y las personas que la rodean), entienda que estos cambios son provocados por el desajuste en las hormonas, es esencial para sobrellevarla mejor.

¡Ojo! Cada mujer vive la menopausia de diferentes maneras. La educación recibida, las connotaciones culturales, la genética..., van a intervenir de una manera u otra a que la menopausia sea sobrellevada mejor o peor.

La piel y la menopausia

Como marca cosmética, lo que aquí nos preocupa es uno de los órganos que se verá afectado por la menopausia, y de manera perceptible. Ese órgano es la piel. Tu piel.

La piel sí o sí, se va a ver afectada por el proceso de la menopausia. Con ella, el proceso de producción de colágeno, provocando una disminución de la regeneración de la piel y dando lugar a una falta de hidratación, por la incapacidad de la piel por retener agua y la incapacidad de producir sebo.. Progresivamente irás percibiendo signos de falta de elasticidad y luminosidad, aparición de flaccidez (por la falta de colágeno). La piel en menopausia, a grandes rasgos y en la mayoría de las mujeres, sueles ser una piel con tendencia a seca, a veces con picores, escamación, y flaccidez.

Hay dos componentes básicos en una piel joven: el colágeno y el ácido hialurónico. Su función es mantener la piel hidratada, firme y con buen tono. De ahí que al disminuir sus niveles, la piel se vea apagada, con aumento de textura y sin tono.

Si durante tu vida o buena parte de ella, has sido una persona que ha puesto atención en el cuidado de tu piel, es muy posible que alcances la menopausia con una piel en muy buenas condiciones. Nuestro deseo  es que continues cuidándola igual que has hecho siempre, poniendo atención en usar productos de cosmética orgánica, pocos y buenos, emplear rutinas de cuidado que no supongan una gran inversión de tu tiempo. Éste también lo has de destinar para otras aficiones. 

No dejes de limpiarla mañana y noche, tan sólo bastará un Limpiador facial y un Tóner facial. Emplea durante el día una hidratante con alto poder antioxidante y una BB cream con FPS. Por la noche emplea una crema con alto poder regenerador y tanto día como noche, es básico emplear antes de las cremas, un sérum con gran aporte de ácido hialurónico. Distribúyelo por la piel con ligeros toques para provocar la producción de colágeno.

No está de más aconsejarte que lleves a cabo una dieta equilibrada, come de todo, pero no abuses de alcohol, grasas insaturadas, evita fumar...y ¿cómo no? Disfruta del aire libre siempre que puedas, rodéate de personas positivas, aleja de ti a las personas que intoxican, no te van a proporcionar nada en absoluto.

Vive con plenitud esta etapa de tu vida, habla de como te sientes con las personas que te quieren y disfruta de una madurez que lleva consigo experiencia, gran conocimiento de ti misma, mayor seguridad y saber discriminar lo importante de lo superfluo.

Cualquier comentario puedes escribirnos a hola@khorali.com.

Regresar al blog

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.

1 de 3